Aprender a vivir con el Parkinson

Aprender a vivir con el Parkinson

La falta de información sobre la enfermedad de Parkinson aún es muy elevada, no sólo en la población en general, sino también en las familias afectadas, pero es necesario que sepan que hay ayuda.

El Parkinson es una enfermedad que afecta a miles de personas y cuya incidencia va en aumento. Constituye una de las causas de incapacidad en las personas mayores. Sin embargo, cada vez afecta a personas más jóvenes, incluso a menores de 40 años. Se trata de una degeneración crónica y progresiva de las estructuras cerebrales encargadas de la coordinación del movimiento, equilibrio y la postura.

Por el momento, no hay solución médica para estas afecciones. Tal como ocurre en otras enfermedades crónicas e invalidantes, los problemas sociales son tan o más importantes que los biológicos o psíquicos, por lo que es necesario que el afectado o afectada de Parkinson reciba un conjunto de ayudas dirigidas a mejorar su calidad de vida y la de su familia.

Así, el paciente y sus responsables deben informarse para aprender a convivir y sobrellevar la enfermedad.

Síntomas que deben tomar en cuenta:

Temblores, lo cual significa tener sacudones o tembleques. Los temblores pueden afectar sus manos, brazos o piernas.

Músculos rígidos.

Movimiento lento.

Problemas para mantener el equilibrio o para caminar.

La vida en un paciente de Parkinson

Enterarte que tu pareja tiene una enfermedad progresiva a largo plazo te cambia la vida. Es normal que la paciente tenga una gran variedad de sentimientos. Podría sentirse enojada, asustada, triste o preocupada por lo que queda por delante. Tener en cuenta algunas cosas podría serle útil:

Nadie puede saber a ciencia cierta cómo avanzará su enfermedad. Pero por lo general, esta enfermedad avanza lentamente. Algunas personas viven durante muchos años con sólo síntomas leves, como temblores en una mano.

Muchas personas que tienen enfermedad de Parkinson pueden continuar y continúan trabajando durante años. A medida que la enfermedad empeora, es posible que deba cambiar la forma en que  trabaja. Es necesario dar el apoyo debido para que ella pueda aprender formas de adaptarse.

Es importante que la paciente asuma un papel activo en su atención médica. Aprender todo lo posible sobre la enfermedad. Buscar un médico en quien confíe y con quien pueda trabajar. Asistir a todas sus citas, y obtener todo el tratamiento que su médico sugiera.

La depresión es común en personas que tienen enfermedad de Parkinson. Si se siente muy triste o desesperada, es recomendable que hable con su médico o vea a un consejero. Los medicamentos antidepresivos pueden ser útiles.

Puede ser muy importante saber que se entere que no está sola. Preguntarle a su médico acerca de grupos de apoyo para la enfermedad de Parkinson, o buscar grupos en línea o carteleras de mensajes, es algo más en que puedes ayudar.

La enfermedad de Parkinson afecta a otras personas además de la persona que tiene la enfermedad. También afecta a sus seres queridos. Asegúrate de participar  en sus decisiones. Ayúdale a aprender acerca de la enfermedad y a obtener el apoyo que necesita.

Compartir esta publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 − 6 =