El consumo del café y el Parkinson

El consumo del café y el Parkinson

La cafeína, uno de los estimulantes psicomotores más utilizados en el mundo, actúa sobre el sistema nervioso central y sistema cardiovascular, disminuyendo temporalmente el cansancio y aumentando el estado de alerta.

«Este es uno de los primeros estudios que muestran los beneficios de la cafeína sobre el deterioro motor en personas que tienen la enfermedad de Parkinson», afirmó el Dr. Ronald Postuma, autor principal del estudio, quien es investigador en neurociencias en la MUHC RI, y Profesor de Medicina en el Departamento de Neurología y Neurocirugía de la Universidad McGill.

«La investigación ha demostrado que las personas que beben café tienen un riesgo menor de desarrollar enfermedad de Parkinson, pero hasta ahora ningún estudio había analizado las implicaciones clínicas inmediatas de este hallazgo.»

Resultados del estudio
Según el Dr. Postuma, la somnolencia es comúnmente asociada con la enfermedad de Parkinson. «Queríamos descubrir cómo la cafeína podría afectar la somnolencia, así como los síntomas motores de la enfermedad de Parkinson, tales como lentitud de movimientos, rigidez muscular, temblores y pérdida de equilibrio.»

Los investigadores siguieron a un grupo de 61 personas con Parkinson. Mientras que el grupo de control recibió un placebo, el otro grupo recibió una dosis de 100 mg de cafeína dos veces al día durante tres semanas y luego 200 mg dos veces al día durante otras tres semanas.

«Las personas que recibieron suplementos de cafeína experimentaron una mejoría en sus síntomas motores (una mejora de cinco puntos en la escala de la Unified Parkinson Disease Rating, una escala de calificación utilizada para medir la severidad de la enfermedad) que los que recibieron el placebo», dijo el Dr. Postuma.

«Esto fue debido a la mejora en la velocidad de circulación y una reducción en la rigidez.» La cafeína tuvo sólo efectos marginales sobre la somnolencia, y no afectó a la depresión o la calidad del sueño nocturno en los participantes del estudio.

Se hicieron estudios a mayor escala durante un período más largo para aclarar estas mejoras relacionadas con la cafeína.

«La cafeína debe ser explorada como una opción de tratamiento para la enfermedad de Parkinson. Puede ser útil como complemento a la medicación, por lo que podría ayudar a reducir la dosis de los pacientes», concluyó el Dr. Postuma.

Compartir esta publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 − ocho =