Como manejar la depresion y la ansiedad en el adulto mayor

Como manejar la depresion y la ansiedad en el adulto mayor

1.Separa la enfermedad de la depresión
Es más complicado identificar y tratar la depresión en los adultos mayores que en los sujetos más jóvenes, debido a las otras enfermedades que están involucradas. Por ejemplo, el mal de parkinson directamente afecta la química del cerebro y puede exacerbar los síntomas depresivos. Se estima que el 25% de los pacientes con cáncer sufren de depresión y 50% de los pacientes con accidentes cerebrovasculares son afectados también con la depresión.
Según Karen Swartz, directora del programa clínico en el reconocido centro medico John Hopkins: Los pacientes con depresión y con enfermedades crónicas tienden a centrarse más en las dolencias físicas y por lo tanto retrasan o impiden la plena recuperación del trastorno del estado de ánimo. Ella aconseja que se trate la depresión y la enfermedad crónica al mismo tiempo, así como establecer metas de tratamiento y que no se conforme con los resultados de un tratamiento de calidad inferior (si no encuentra resultado, cambiar de enfoque). Es importante también que haya una completa cooperación y comunicación entre el médico y el psicólogo.
2.Controla las bebidas
¿Crees que los adolescentes se encuentran en mayor riesgo de abusar de las sustancias? En realidad el abuso de alcohol y drogas es muy frecuente entre las personas mayores de 60 años y afecta al 17 % de los adultos mayores. Es algo común para los adultos mayores recurrir a la automedicación con alcohol y drogas como una forma de hacerle frente a la soledad o para tratar con el dolor crónico. Como sabemos, el alcohol es un depresor y deprime aún más en estas situaciones. Los sedantes pueden ser mortales, especialmente cuando se combinan con el alcohol. El alcohol y las drogas pueden interferir con los efectos de los medicamentos que se toman para la diabetes, enfermedades del corazón y otras enfermedades comunes entre los adultos mayores. Por último y no menos importante, el abuso de sustancias aumenta el riesgo de suicidio, sobre todo en los hombres mayores.
3.Trata el insomnio
El médico David N Neubauer, autor del libro “Understanding Sleeplessness: Perspectives on Insomnia” (Comprendiendo La falta de sueño: Perspectivas del Insomnio): nos ofrece un interesante dato:
“A medida que envejecemos, por lo general pasamos menos tiempo en los niveles más profundos del sueño REM (estadios 3 y 4) y pasamos más tiempo en los niveles más ligeros. Consecuentemente, las personas mayores sufren de un sueño fragmentado, se despiertan más seguido durante la noche y cerca del amanecer. Como respuesta a estos patrones de sueño, muchos adultos mayores han desarrollado pobres hábitos del sueño que agravan el problema”
Según las estadísticas el 80 % de las personas que están deprimidas experimentan problemas de sueño, y cuando más depresiva este la persona, más probable es que tenga problemas de sueño y viceversa. Por lo tanto es absolutamente esencial para el tratamiento de la depresión, ocuparse de tratar los problemas del sueño y practicar buenos hábitos de sueño: ir a la cama a la misma hora cada noche, despertarse a la misma hora en la mañana, reducir o eliminar la cafeína, etc.
4.Distinguir el dolor de la depresión
Las estadísticas dicen que para la edad de 65 años, las mitad de las mujeres serán viudas. Entre el 10 y 15 % de las esposas que experimentaron la pérdida, sufriran de depresión crónica. Lo que nos lleva a una pregunta fundamental: ¿Qué es el dolor normal y qué es la depresión? Kay Redfield Jamison, Doctora en Psicología y profesora de psiquiatría en la Universidad Johns Hopkins los distingue de la siguiente manera:
“La tristeza por el dolor o pérdida, por lo general, se presenta en oleadas, con mayor o menor intensidad y con periodos de llanto y sentimientos de tristeza, culpa, ira, irritabilidad o soledad. Sin embargo, una persona que experimenta dolor, puede disfrutar de algunas actividades. El dolor generalmente se presenta por un tiempo limitado y se resuelve por sí solo. En cambio la depresión es una tristeza más persistente y constante”
En otras palabras, una persona deprimida es incapaz de disfrutar de las actividades de la vida, También es posible que empiece a abusar del alcohol o de las drogas, experimentando dificultad para comer, y puede sufrir de problemas del sueño.
5.Conserva algunas fotos
Una forma fácil que sirve para protegerse de la depresión es llevar fotos de sus seres queridos y amigos en su billetera. Un estudio realizado por psicólogos de la Universidad de California encontró que con solo mirar una fotografía de sus seres queridos un grupo de mujeres reportaron menos dolor a los estímulos en sus antebrazos que cuando miraban imágenes de un objeto o de un extraño. Según la autora de la investigación, Naomi Eisenberger: “el mero recordatorio de la pareja a través de una simple fotografía fue capaz de reducir el dolor. Este estudio concuerda con otros trabajos que enfatizan la importancia del apoyo social para la salud física y mental”
6.Haz nuevos amigos
Innumerables estudios han demostrado que las personas con fuertes redes sociales son más resistentes a la depresión y la ansiedad, especialmente en sus últimos años, desde que perdieron a sus amigos y familiares. Es especialmente importante para las personas mayores hacer un esfuerzo para conocer gente nueva. Algunas sugerencias que pueden facilitar esto son: probar el voluntariado, tomar una clase de noche, mantener conexión con compañeros y amigos antiguos, involucrándose en la iglesia o buscar un restaurante o cafetería para pasar el rato y salir un poco de la casa.
7.Usa el Internet
Según un nuevo reporte publicado en EE.UU, pasar tiempo online puede reducir la depresión en casi un 20% en los sujetos de la tercera edad. La coautora del estudio, Sherry G. Ford, nos dice: “Mantener relaciones con amigos y familiares en un momento de la vida, cuando la movilidad es cada vez más limitada, es todo un reto para las personas mayores. El aumento del acceso a Internet permite conectarse con fuentes de apoyo social, cuando la interacción cara a cara se vuelve más difícil”.
8.Ejercitate
Los estudios publicados en Archives of Internal Medicine, (Archivos de Medicina Interna) demostraron que los adultos mayores que se ejercitan, incluso si lo hacen hasta los 85 años, viven vidas más largas y saludables. Experimentan menos descensos en su calidad de vida, están menos solos y son más propensos a seguir siendo independientes.
9.Revisa tus opciones
Es comprensible que los adultos mayores se sientan deprimidos, cuando pierden su independencia y su movilidad. Un estudio publicado en Journal of Leisure Research (Revista de Investigación de la Libertad) confirmó una teoría muy básica: Los seres humanos prosperan cuando tienen opciones y se sienten en control. Cuando no lo hacen se vuelven impotentes y pierden voluntad para vivir. Por lo tanto un buen ejercicio es hacer un inventario de nuestras opciones: la marca de dentífrico que desean, las novelas que leen, los programas de tv que prefieren, los cereales que les guste, la marca de café favoritos, los crucigramas, etc., incluso en medio de opciones limitadas siempre tenemos algo de control y una gran cantidad de posibilidades y basta con tomar notas de ellas.
10. Obtén un propósito
Una compañía de seguros, se preguntó qué era lo verdaderamente importante para los adultos mayores y le preguntó a 1000 personas entre 45 y 74 años ¿por qué te levantas por la mañana? ¿qué es lo que realmente importa al final? Contrariamente a lo que se piensa, los sujetos informaron que lo que era verdaderamente importante, incluso más que el dinero o la salud y a medida que la gente envejece, es el sentido de propósito.
Así que es importante que busquen un propósito, no importa cuán grande o pequeño: reciclar, cuidar a los nietos o a los niños de los vecinos, visitar al vecino, etc. No es necesario que se emplee una gran cantidad de tiempo, energía, dinero o poder.
11.Ve con el dolor
Parece que no hay escapatoria del dolor cuando envejecemos. Es totalmente comprensible que los adultos se sientan deprimidos y ansiosos, cuando se considera todos los sufrimientos físicos y las enfermedades crónicas que experimentan los adultos mayores. Por no mencionar el agonizante proceso de perder a sus seres queridos y experimentar la soledad aguda. El autor espiritual Henri Nouwen dijo que el dolor que sufrimos ahora tiene la intención de ponernos en contacto con la sanación de nuestro corazón. A veces lo mejor que se puede hacer con el dolor es simplemente entregarse a él e ir con el. Mi abuela muy sabia me dice “el dolor es lo que me recuerda que estoy viva, si algo no me duele entonces debo de estar preocupada. Agradezco cada día que tengo para disfrutarlo con mi familia”.
Como psicólogos podemos implementar algunas de estas estrategias. Todo lo que se necesita es un poco de motivación y un toque de amabilidad.

Compartir esta publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

once + trece =